La Marcha

Por: Pastor Alfredo Tienda

(Zacarías  14:2): “Porque yo reuniré todas las gentes en batalla contra Jerusalén; y la ciudad será tomada, y saqueadas serán las casas, y forzadas las mujeres: y la mitad de la ciudad irá en cautiverio, mas el resto del pueblo no será talado de la ciudad”.

La marcha de guerra sigue adelante: En diciembre  23 de 2016, el 25 de Kislev 5777 (año judío) el presidente de Los Estado Unidos de América,  Barak Obama traicionó al pueblo de Israel en la resolución 2334 del Concilio de Seguridad de Las Naciones Unidas, en la cual cedió políticamente la Sección de Los Judíos, La Pared de Los Lamentos y el Este de Jerusalén a los Palestinos (Árabes) y ahora es reconocida como “Tierra Ocupada”.  En enero 20 de 2017, el ahora nuestro antiguo presidente, unas cuantas horas antes que entregara su mandato, “abajo de la mesa” ordenó contra la voluntad del Congreso de Los Estados Unidos de América que se entregaran  $ 221  millones de dólares  a los “Palestinos” que desean con todo su corazón borrar a Israel del mapa.  En general, las naciones se han reunido políticamente para dividir a Jerusalém como dice Zacarías 14:3, pero sabemos que Dios va a defender a Su tierra y a Su capital Jerusalém.   Yo sé que la trompeta de Dios está sonando y que está preparando al mundo para Su Segunda Venida.  En  1ª de  Tesalonicenses 4:16 en la versión en español dice: “Porque el mismo Señor con aclamación, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios”.  Que tremendo que en inglés dice the Trump Of God.  El  nuevo presidente de EUA número 45, se apellida  Trump.  Sabemos que no siendo un político profesional ha hablado como hombre de negocios y ha dicho muchas cosas fuertes y negativas ahora y cuando estaba postulándose  para la presidencia,  pero así como dice Isaías 45:1: “Así dice El Señor a su ungido, a Ciro,” también así El Señor Dios escogió y ungió  al Presidente Trump como  una de las muchas señales que han acontecido ya en este  año profético.  Que Dios nos ayude a despertar nuestro sentir espiritual y caminar en El Espíritu y no en la carne. Efe. 5:14: “Por lo cual dice: Despiértate, tú que duermes”.

(Lucas  10:24): “Porque os digo que muchos profetas y reyes desearon ver lo que vosotros veis, y no lo vieron; y oír lo que oís, y no lo oyeron”. 

Hijos de Dios, estamos viviendo en el tiempo profético más tremendo que otras generaciones desearon mirar esos días; pero lo sorprendente es que esta generación presente lo está viviendo,  y la reacción en general de la Iglesia es apática.   Como dice Ápoc.  3:16 y 17:   “Mas porque eres tibio, y no frío ni caliente, te vomitaré de mi boca”.  Porque tú dices: Yo soy rico, y estoy enriquecido, y no tengo necesidad de ninguna cosa; y no conoces que tú eres un cuitado y miserable y pobre y ciego y desnudo”, no hay esa necesidad de buscar a Dios con quebrantamiento, llanto y lloro.  También no miran a la Nación de Israel como el Reloj de Dios.   

(Mateo 24:1-3): “Y salido Jesús, íbase del templo; y se llegaron sus discípulos, para mostrarle los edificios del templo.  Y respondiendo él, les dijo: ¿Veis todo esto? de cierto os digo, que no será dejada aquí piedra sobre piedra, que no sea destruida.  Y sentándose él en el monte de las Olivas, se llegaron a él los discípulos aparte, diciendo: Dinos, ¿cuándo serán estas cosas, y qué señal habrá de tu venida, y del fin del mundo?

El Señor Jesús fue crucificado  (marzo 26, 30  AD).  Tres días después resucitó.   Cuarenta años después (70 AD)  Jerusalém y el Templo fueron conquistados por los soldados Romanos, exactamente como fue profetizado por El Señor Jesús en Lucas 21:24: “Y caerán a filo de espada, y serán llevados cautivos a todas las naciones: y Jerusalén será hollada de las gentes, hasta que los tiempos de las gentes sean cumplidos”.

1.-  El templo fue destruido en el año 70 AD, por el General Tito. Mientras su padre  Vespasiano se preparaba para sitiar la ciudad de Jerusalén durante la última campaña, el emperador Nerón se suicidó hundiendo el Imperio Romano en un año de guerra civil conocida como el Año de Los Cuatro Emperadores. Después de que Galba y Otho perecieran en la sucesión rápida, Vitellius llegó a ser emperador en el año 69 AD.   En respuesta, los ejércitos de Egipto y Judea declararon emperador a Vespasiano el 1 de julio.   En su oferta para el poder imperial, Vespasiano unió  fuerzas con Gais  Lacinias  Murcianas,  el gobernador de Siria, quien dirigió las fuerzas de Flavian contra  Vitellius,  mientras  Vespasiano  tomaba el control ganado sobre Egipto. El 20 de diciembre, Vitellius  fue derrotado, y al día siguiente, Vespasiano  fue declarado Emperador por el Senado Romano.  El General Tito fue puesto a cargo del área de Jerusalém para conquistarla y en el año 70 AD su ejército Romano entró a Jerusalén.  El General Tito fue el hijo natural del Emperador Vespasiano, por eso Tito era “el príncipe de un pueblo” (Daniel 9:26b).   Esta expresión no se refiere a un anti-Cristo que se va a manifestar en carne en los últimos tiempos, como comunmente se enseña.      

2.- Jerusalém fue conquistada por el  Imperio Turco Otomano en (1517),  las paredes actuales de Jerusalém fueron construidas bajo las órdenes de Solimán “El Magnífico” entre los años (1537 y 1541)  y se cumplió el verso bíblico de Isaías  60:10:  Y los hijos de los extranjeros edificarán tus muros, y sus reyes te servirán; porque en mi ira te herí, mas en mi buena voluntad tendré de ti misericordia”. 

3.- El periodista Theodor Herzl  organizó un Congreso Mundial de Sionistas que se reunieron en Basilea, Suiza, en Agosto de 1897 y se convirtió en el primer presidente de la Organización Sionista Mundial establecido por el Congreso.

Chaim Weizmann contribuyó enormemente al esfuerzo de guerra como aliado, inventó un método de fermentación industrial que podría crear grandes cantidades de acetona, un ingrediente esencial en la producción de explosivos cordita y durante este tiempo ganó cierta simpatía del Ministro de Municiones,  David Lloyd George, ministro político de Inglaterra. (Con este invento Inglaterra ganó la Primer Guerra Mundial).  La contribución de Weizman ayudó a establecer  la Declaración Balfour en 1917.

4.- El 2 de noviembre de 1917, el Secretario de Asuntos Exteriores Arthur James Balfour escribe una carta a Gran Bretaña  al más ilustre ciudadano judío: el Barón Lionel Walter Rothschild, expresando el apoyo del gobierno británico para una patria judía en Palestina.   La Declaración Balfour de 1917 fue una declaración formal de la política por parte del gobierno británico afirmando que el Gobierno de su majestad estaba favor de la creación en Palestina de un hogar nacional para los judíos. Este fue el primer paso de la restauración del pueblo de Israel a su tierra después de que el gobierno británico conquistara la Palestina que originalmente es la tierra de Israel.

1914-1918: La Primera Guerra Mundial,  1939-1945: La Segunda Guerra Mundial y el horrible Holocausto, donde 6  millones de Judíos  fueron asesinados sistemáticamente.  Después  las Naciones Unidas y el mundo fueron compungidos de corazón mirando que las puertas del mundo estuvieron cerradas durante el macabro sufrimiento del pueblo Judío que fueron llevados como ovejas de matadero,  nació otra vez la nación de Israel.  Lo tremendo es para obtener  su tierra original, el pueblo Judío tuvo que pagar un precio muy grande de sufrimiento.  Sin Holocausto, no habría Pueblo de Israel en su Tierra,  que tremendo lo que tuvo que pasar para provocar  a los líderes de las naciones a aceptar que el pueblo Judío pudiera regresar a su Tierra dada por el Dios de Israel.  Así como el canto inspirado por Dios que fue dado al Pastor Efraím Valverde Sr., “Agradecimiento,” que dice: “Las veces que la prueba has puesto en mi camino, en vez de ser derrota ha sido bendición”.  

En el caso  del Holocausto  el sufrimiento fue de grande bendición,  las pruebas en Dios si nos mantenemos fieles son de grande victoria   (Ápoc.  7:14):“Y yo le dije: Señor, tú lo sabes. Y él me dijo: Estos son los que han venido de grande tribulación, y han lavado sus ropas”.

5.- Los estadounidenses Judíos de América presionaron al Presidente Truman por medio de un socio judío de negocios anterior al Presidente, Eduardo Jacobson, para crear un refugio en el Medio Oriente; el cual peticionó Truman en  persona en la madrugada de noviembre  29 de  1947,   y durante el día el Presidente Truman votó a favor del estado de Israel.   Cuando Israel declaró su estado el 14 de Mayo de 1948, el  Presidente Truman lo reconoció inmediatamente. (Isaías  66:8): “¿Quién oyó cosa semejante? ¿quién vio cosa tal? ¿parirá la tierra en un día? ¿nacerá una nación de una vez? Pues en cuanto Sión estuvo de parto, parió sus hijos”.

6.-  19 años después, la Guerra Milagrosa de los  6 días  en junio 5 al 11 de 1967,  el 5 de junio de 1967,  Israel estuvo verdaderamente solo,  pero sus comandantes militares habían concebido una estrategia brillante de guerra.  La fuerza aérea entera de Israel, a excepción de sólo 12 combatientes se asignaron para defender el espacio aéreo Israelí, a las 7:14 de la mañana con la intención de bombardear aviones egipcios mientras los pilotos egipcios desayunaban.  En menos de 2 horas, aproximadamente 300 aviones egipcios fueron destruidos.  Unas pocas horas más tarde, combatientes Israelíes atacaron Jordania y fuerzas aéreas Sirias,  para el fin del primer día, casi el entero Egipto y fuerzas aéreas de Jordania, y la mitad de los Sirios, un total de 350 habían sido destruidos en su campamento militar.   El Ejército Militar de Israel tomó control de la Ciudad Antigua  de Jerusalém y la Pared de Los Lamentos en Junio 7 de 1967.  Lo tremendo de la guerra Milagrosa de los 6 Días fue que Egipto, Jordania, y Siria perdieron 18,000 soldados,  Israel perdió solamente 700 soldados. Yo percibo la mano de Dios en la marcha de los sietes.     

La nación de Israel está de regreso en su tierra, ¡muchos cristianos en la Iglesia no realizan  tan grande señal! Y aún ignoran este milagro de Dios tan tremendo que les fue dado a los Israelíes, y no a los árabes.  Jerusalém está  en las manos de sus legítimos dueños: el pueblo Judío.  Fue reconquistada en Junio de 1967 y ya tiene 50 años, y una generación bíblica es de 40 años, en Junio de 2007 se cumplió una generación,

Este año en el Calendario Judío es  5777, el número 7 de acuerdo a la letra alfabeto hebrea  Zayen, significa arma de Guerra   Z (Zayen ז)   arma- espada.  Todas las fechas Israelíes prominentes han sido bajo el ambiente de guerra. 

Entramos a este año 2017,  los número tienen su significado bíblicamente: 120 La plenitud del Gobierno de Dios,  el año 2017 es un año profético muy tremendo. Se cumplen 120 años del movimiento Sionista que brotó en 1897,   se cumplen 100 años desde La Declaración de Balfour en 1917,  se cumplen 70 años desde que Israel fue establecido como estado,  (Nov. 1947),  se cumplen 50 años desde que Jerusalém Antigua fue reconquistada por el ejército Militar de Israel en Junio 7 de 1967

¡Wow, qué tremendo!  Por la gracia del Señor celebramos nuestro primer Bautismo en agua  1/1/2017, ¡que señal tan tremenda! si buscamos a Dios con todo nuestro corazón este año Él va a hacer grandes cosas entre nosotros, pero también es un año de Guerra.

¡Ejército divino del Señor, sin duda estamos viviendo en los últimos días!  La nación de Israel está de regreso en su tierra que les fue dada a ellos, no a los árabes. Jerusalém está  en las manos de sus legítimos dueños: el pueblo Judío. Fue reconquistada en Junio de 1967 y ya tiene 50 años, y una generación bíblica es de 40 años, en Junio de 2007 se cumplió una generación,

(Lucas 21:24).  “Y caerán a filo de espada, y serán llevados cautivos a todas las naciones: y Jerusalém será hollada de las gentes, hasta que los tiempos de las gentes sean cumplidos”, y eso se cumplió en Junio 7 de 1967.

(Lucas 21:32):   “De cierto os digo, que no pasará esta generación (la generación que ha visto regresar a Jerusalém a su pueblo original, Israel) hasta que todo sea hecho”.  

Doy gracias a Dios por el Pastor Efraím Valverde Sr., que partió para estar con el Señor Jesús    el 4 de julio del 2003, quien, cuando estuvo en vida nos ministró la Palabra de Dios y nos enseñó intensamente sobre el Pueblo Judío y que es el Reloj de Dios.  También nos enseñó que debemos contar nuestros días usando al Pueblo de Israel como una guía.  Aprecio mucho la bendición que nos dejó El Señor bendiciendo al Pueblo de Israel, Gén.  12:3:   “Y bendeciré a los que te bendijeren, y a los que te maldijeren maldeciré: y serán benditas en ti todas las familias de la tierra (de Israel)”.